English Español Turismo Argentina Turismo Brasil Turismo Chile Turismo Paraguay Tuirsmo Cuba Turismo Mexico
- Turismo Argentina
  Agencias de Turismo
  Paquetes Turisticos
    - Argentina
    - Brasil
    - Uruguay
  Futbol Argentino
  Viajes con Estilo
  Turismo Regional
  Guías Turismo
  Turismo Aventura
  Tiempo Compartido
  Alquiler Vehículos
  Alquiler Celulares
  Hospedaje Argentina
  Hoteles Argentina
  Hostels Argentina
  Recursos varios
  Fotos Argentina
  Excursiones
  Articulos Turismo
  Empleo Argentina
  Servicios AKI
  Provincias
g
  - Buenos Aires
  - Córdoba
  - Misiones
  - Santa Fe
  - Formosa
  - Corrientes
  - Entre Rios
  - Chaco
  - Mendoza
  - San Juan
  - San Luis
  - La Rioja
  - Jujuy
  - Salta
  - Tucuman
  - Catamarca
  - Santiago Estero
  - Chubut
  - Neuquén
  - Rio Negro
  - Santa Cruz
  - La pampa
  - Tierra del Fuego
g
  Turismo Brasil
g
  Turismo Uruguay
g
  Turismo Paraguay
g
  Turismo Cuba
g
  Turismo Chile
g
  Turismo Argentina
g
Artículo Rio Parana, Entre Rios

 

POSTALES: ENTRE RIOS

De cara al río Paraná

Después del cierre de un frigorífico, Santa Elena resurge con múltiples opciones de pesca, paseos por la Costanera, magníficos amaneceres y puestas del sol y referencias históricas en una estancia de 200 años.

Oscar Londero. PARANA ESPECIAL PARA CLARIN
parana@clarin.com

Sobre la margen izquierda del Río Paraná, la costanera de Santa Elena, en Entre Ríos, es un mirador privilegiado hacia ese "pariente del mar", como lo definió una voz aborigen. Es el lugar que identifica a esta ciudad situada 150 km al norte de Paraná y que la vincula con su pasado.

Santa Elena surgió por necesidad en 1871, cuando los hermanos De la Riestra montaron un saladero. Era el antecedente de un frigorífico que a comienzos del siglo XX y hasta 1972 fue explotado por capitales ingleses.

La costanera conserva algunos vestigios de un muelle, en el que atracaban los barcos que llegaban con ganado y zarpaban con cortes y carnes envasadas, para el mercado interno y exportación.

Con el frigorífico cerrado desde hace 12 años, Santa Elena redescubrió el río y encontró en la pesca deportiva un motivo de atracción para los visitantes. La costanera también ofrece los espectáculos del amanecer, el ocaso y las embarcaciones que buscan las mejores zonas de este "paraíso de la pesca", como se conoce a Santa Elena. En los parajes Boca del Carretero, Piedra Mora, Pedregal, Puerto Buey, Arroyo Seco, Laguna La Boya, La Boca del Tigre y Los Bretes abundan surubíes, dorados, bagres, patíes, amarillos y mandubíes.

Es que Santa Elena y las islas que la rodean forman parte de las 14 mil ha de la Reserva Ictícola Curuzú Chalí. Los aficionados a la pesca pueden recurrir a un guía, que los lleve a excursiones de medio día o de jornada completa. Se destacan Alejandro Reigert (03437- 481-541), Esteban Legler (03437- 481-986), Ramón Britos (03437- 482-007) y Ramón Ceballos (03437- 481-978). Este servicio también es ofrecido en residenciales y complejos de bungalows como Parador Rosalina, Las Piedras y Hostería El Sol.

Otra opción es la caza deportiva. Cerca de Santa Elena pueden encontrarse liebres, vizcachas, zorros del monte, mulitas y guazunchos. Es imprescindible contar con el permiso de la Dirección de Recursos Naturales, que se otorga en el puesto junto al complejo Zárate-Brazo Largo.

Además de comodidades y buena atención, la estancia El Sauce, 25 km al norte de Santa Elena, propone un viaje histórico. El casco principal, de más de 200 años, está en tierras que pertenecieron a los jesuitas. Después, la propiedad pasó a manos de Gregoria Pérez y Larramendi —la primera dama patricia argentina—, quien puso las tierras y otras propiedades a disposición de Manuel Belgrano. El general y su tropa descansaron aquí mientras iniciaban la campaña al Paraguay. Abierta al público, la estancia tiene 6 habitaciones, suite, departamento con dos habitaciones y baño y playas de fina arena junto al río Feliciano. El casco conserva documentación histórica y objetos rurales antiguos.

Junto al plano original de la estancia y algunos escritos de Belgrano, se exhiben cencerros, candados, estribos, faroles y carteles enlozados. Además de la estadía, se ofrecen al visitante cabalgatas por montes y playas, tareas rurales, pesca, paseos en carros antiguos, travesías en 4 x 4, avistaje de aves y safaris fotográficos

Fotos y más información >>

Fuente Diario Clarin

 
 
   

Home l Contacto l Publicidad l Web Amigas l Alta Web

© AKI TURISMO. Políticas de Privacidad. Prohibida su reproducción total o parcial. Derechos de Autor 299606 Ley 11723